glucometro_nipro2_1024x1024

Dispositivos médicos, herramientas invaluables para los diabéticos

La diabetes es un problema muy grave en México, pero afortunadamente existen herramientas que simplifican la vida de quienes padecen esta enfermedad crónica y catastrófica.
Por Eliesheva Ramos
La diabetes es un problema muy grave de salud pública no sólo en México, sino en el mundo. Actualmente 415 millones de personas viven con esta enfermedad y de no revertirse la tendencia actual en 2040 habrá 642 millones de enfermos en todo el orbe.
En México desde el 2000 la diabetes es la primera causa de muerte en mujeres y la segunda en hombres. Alrededor de 6.4 millones de adultos viven con diabetes, es decir, el 9.2% de la población.
A pesar de que la diabetes tipo I ocupa el décimo lugar de prevalencia en el mundo, en México no existen cifras, lo que dificulta la elaboración de políticas públicas para combatir este mal.

“Se quiere atacar el problema y se desconoce cuántos niños hay con diabetes, de qué edades, en qué estados hay mayor prevalencia, no hay estadísticas para proteger a esta población” alertó Gabriela Allard Taboada, presidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes durante su participación en el seminario ‘Dispositivos médicos: Los mejores aliados para la salud de los mexicanos’ organizado por la Asociación Mexicana de Industrias Innovadoras de Dispositivos Médicos.
Gabriela Allard explicó que de cada 100 pesos destinados al tratamiento de la diabetes, 52 pesos provienen del presupuesto familiar. “¿Qué significa esto? Significa que cuando hablamos de esta enfermedad hablamos de un problema socioeconómico.
“Las empresas resienten la baja productividad de los empleados con enfermedades crónicas, además de que deben erogar fuertes cantidades de dinero en mantener los esquemas de salud de sus trabajadores diabéticos. Y también hablamos de muertes de personas en edad laboral. Esa es la complejidad de la diabetes.
“La diabetes no sólo tiene que ver con la salud de un paciente, sino con la economía de una familia y de todo un país, pues de cada cien pesos gastados en esta enfermedad 52 provienen del gasto familiar, y como es un padecimiento crónico, hablamos de que es un gasto para toda la vida”.


En 2015 el egreso global para prevenir la diabetes se estimó en 673 mil millones de dólares, y para el tratamiento de quienes padecen esa enfermedad se alcanzó la cifra de casi dos mil millones de dólares a nivel global.
La mayoría de los países gasta entre el 5 y el 20 por ciento de su presupuesto en salud para atender la diabetes.
“Estas cifras muestran el enorme reto para el sistema de salud, pues la diabetes se erige como un obstáculo para el desarrollo sostenido. De continuar la tendencia actual no habrá cantidad que alcance para paliar los estragos” alertó Gabriela Allard.
Imposible entender la diabetes sin los dispositivos médicos
Uno de los problemas más graves de los pacientes con diabetes tipo II es que no cuentan con aparatos de automonitoreo, lo que es muy delicado.
“No se puede entender la diabetes sin educación y sin automonitoreo, pues quien toma las decisiones diarias es el propio paciente, él es quien debe conocer sus niveles de glucosa cuando amanece, cuando hace ejercicio, si hay un embarazo y eso sólo se logra con un dispositivo médico, que en este caso es el automonitoreo”.


La presidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes comentó que actualmente no están previstos en el esquema de salud los dispositivos médicos, porque además de ser costosos se requieren de otras herramientas para la prevención.
Los dispositivos médicos son los grandes aliados en el combate a la diabetes, pues con ellos disminuyen las probabilidades de llegar a las complicaciones.
Gabriela Allard destacó que en la lucha contra la diabetes los medicamentos no son todo. “Los pacientes creen que unas cuantas pastillas al día controlan la situación, sobre todo en la tipo II, pero lo que en realidad controla la diabetes es la decisión que el paciente toma de conocer sus ciclos de glucosa”.
Lo primero que necesitan los pacientes es información, pues la mayoría desconoce los dispositivos que existen. “Un glucómetro es caro pero con él los pacientes toman mejores decisiones”.
Destacó que en los últimos años ha habido un importante avance en los dispositivos médicos para el control de la diabetes. “Un monitoreo adecuado es lo que lleva al paciente y al médico a mejores tratamientos y vigilancia de la enfermedad”.


Algunos de los dispositivos más usados en diabetes son: glucómetro, jeringas, plumas de insulina, microinfusora de insulina que ofrece la dosis de acuerdo al requerimiento, sensores de glucosa, los cuales han avanzado tanto que ofrecen tendencias, es decir, predicen si la glucosa irá al alza o a la baja en determinados momentos, lo que ayuda de manera importante en la prevención de las complicaciones agudas (hipoglucemia e hiperglucemia) que ponen en riesgo al paciente.
Allard Taboada recordó que de las jeringas de vidrio que había que hervir y hasta sacarles filo a la aguja porque se usaban en infinidad de ocasiones se pasó a las plumas de insulina con cartuchos recargables, lo que simplificó la dosificación y el transporte de la insulina y mejoró el estilo de vida de los diabéticos.


“Los dispositivos médicos simplifican acciones cotidianas. Hay que reconocer que estos dispositivos cuidan la integridad del paciente y les proporcionan calidad de vida”.
Gabriela Allard comentó el caso de Mario Balcázar, quien ha vivido con diabetes desde hace 40 años, así que se ha aplicado 21 mil 550 inyecciones de insulina, pero actualmente, después de cuatro mediciones diarias de niveles de glucosa en sangre con su glucómetro portátil que lo acompaña a todos lados, se aplica la inyección de insulina lenta al despertar y tres de insulina rápida antes de cada comida mediantes modernas jeringas que ya traen en el interior los cartuchos con insulina.
“Un paciente insulinodependiente no sólo depende de la insulina, sino también del glucómetro pues le ayuda a elegir comidas; esa información le ayuda a tomar decisiones adecuadas” comentó.
La presidenta de Asociación Mexicana de Diabetes recordó que los dispositivos son cada vez son más modernos. “Ahora los glucómetros, a través de bluetooth, envían los sensores a través de alarmas para avisar si hay hipoglucemia y el paciente tome decisiones rápidas”.


Sin duda los dispositivos son una herramienta indispensable para los diabéticos, pero se necesita que sean económicamente más accesibles a la población.
“Los dispositivos médicos hacen la diferencia en la diabetes porque vemos que los pacientes tienen complicaciones porque no saben ni en cuánto está su glucosa, no entienden que la glucosa se mueve todo el tipo; hay pacientes con diabetes tipo II que sólo se toman la glucosa cuando van con el médico, por eso hay que informar y sensibilizar a la población”.
Gabriella Allard Taboada recordó que existe la aplicación ‘Diabetes contigo’, la cual es posible descargar por tan sólo 17 pesos. Esta herramienta es fundamental para el autocuidado gracias a su contenido educativo y al uso de tecnología avanzada. Está dirigida para quienes padecen diabetes tipo II, así como para sus familiares y persona de salud.
“Para nosotros en un placer que salgan dispositivos que ayuden a estos enfermos, y debemos hacer que la gente los conozca para que puedan vivir de la mejor manera posible” finalizó.